29 de noviembre de 2010

Rollers

Me levanté, miré por la ventana y desde ese momento supe lo que quería hacer. Me lavé los dientes, me vestí y me puse los rollers. Agarré un alfajor y me puse el iPod para el camino. Pasé a buscar a una amiga para patinar y hablar un rato de nuestras vidas, pero no estaba. Patiné un rato escuchando música y cuando encontré un banquito me senté a comer mi alfajor. En eso, escuchando Unfaithful, me acordé de algo. Una historia. Acababan de llegar mis nuevos vecinos de la casa de la izquierda y con mi mamá decidimos ir a saludarlos. Los Martínez, tendrán alrededor de 35 años cada uno y se notaban felices. La mujer, muy delgada y castaña de ojos celestes, se encontraba abrazada de su esposo, un hombre morocho con ojos marrones y de algunos años más. Nos presentamos y luego de diez minutos, regresamos a casa. Me preparé un té y lo lleve a mi cuarto, donde pensaba estudiar un rato. El problema de mi cuarto, es que tengo el escritorio al lado de la ventana, y cualquier persona que pase o algo me distrae. Después de una hora de estudio, me quedé en la computadora viendo una serie. En eso, veo que una luz de la casa estaba prendida, y me sorprendió ya que eran las once y media de la noche. El hombre, un poco apurado y bruto, salió silenciosamente con su campera abrigada y un bolso en su mano, dirigiéndose al auto. Sin darle importancia, seguí en lo que estaba haciendo y dos horas más tarde apagué la computadora. Me puse el pijama y me metí a la cama. Repasé para el oral y aún sin tener nada de sueño, me puse a pensar.  Me empecé a imaginar posibles cosas que esté haciendo Carlos, el vecino. Quizás era de esos tipos que trabajan de noche, aunque era raro porque nos dijo que trabajaba de médico en el Austral. No imposible que trabaje de noche. Tal vez, algún familiar se enfermó y tuvo que salir corriendo para ayudarlo. No, él nos dijo que su familia vivía a media hora de acá, aparte no la despertó a su esposa. ¿Por qué fue tan silencioso? ¿Estará ocultando algo? ¿Y si es un ladrón que roba a la noche y de día es un médico exitoso? El ruido del motor de un auto interrumpió mis pensamientos. Escondida atrás de la cortina, me asomé y lo vi, ninguna bolsa negra con dinero, ni ropa negra. Ni ningún familiar que necesitara ayuda. Cerró la puerta y abrió el baúl para dejar el bolsito. Ahora estaba de traje y corbata. Me sentí una tonta al haberme hecho toda la idea de que podía ser un ladrón, y me fui a dormir. Al día siguiente, Carlos que acababa de volver del trabajo con su delantal de médico, saludó a Mónica que lo esperaba en la entrada y al cabo de unos veinte minutos, con un traje similar al de la noche anterior, salió de nuevo. Agarré los rollers, me puse la campera y decidí seguirlo. Total estaba aburrida. En ese momento odié vivir en este barrio tan grande. Dio tantas vueltas que ni yo sabía por dónde iba. Y, pensando que estaba llegando a la guardia frené un ratito. Cuando decidí volver a mi casa por un camino un poco más corto, veo que su auto, que tenía una patente fácil de reconocer, estaba estacionado en una casita. Frené para comprobar que sea ese el auto y los vi. Una mujer que vestía un vestido formal, lo besaba apasionadamente. Atónita, empecé a patinar para volver a casa, con miedo a que me descubrieran. Cuando di la vuelta en una esquina vi que se estaban subiendo al auto de Carlos. Parecía una salida arreglada o algo por el estilo. Patiné lo más rápido que pude, me saqué los rollers y la campera y subí como una loca a mi cuarto. ¿Carlos con otra mujer? ¡Pero si parecían tan felices con Mónica! No sabía qué hacer. Por un lado tenía ganas de ir y contarle todo a ella, pero por el otro no los conocía. No tenía nada que ver con ellos. Decidí mantener el secreto. Me paré, cambié la canción, tiré el papel del alfajor, y regresé a mi casa. Subí a mi cuarto y me puse a ver por la ventana. La misma rutina de siempre, aquel hombre yéndose a escondidas de su mujer y ella confiando ciegamente en él. 

3 comentarios:

  1. maca diosa de las diosas29 de noviembre de 2010, 22:06

    maca dice:
    Atónita, empecé a patinar para volver a casa
    jajajajaja paraaaaaaaa atonita
    Agus dice:
    estas terminando?
    maca dice:
    aii que horrorrrrrrr
    siiiiii
    cornudaaa monica
    Agus dice:
    jajaja


    jajaja enanaaaa sos una genia te quieroooo

    ResponderEliminar
  2. jajjajajajajajajaj sos lo mejor Macarrooon

    ResponderEliminar
  3. jajaj muy buena historia , tipo nose parece de un libro, si es mentira es muy beuna , y si es verdad nose sos muy buena escribiendo. soy mica amaduro

    ResponderEliminar